lunes, 19 de septiembre de 2016

"Ready Player One", de Ernest Cline. (2011)




La primera novela de Ernest Cline se ha publicado en nuestro país avalada por la noticia de que Steven Spielberg ha comenzado el rodaje de su adaptación a la pantalla.

Se trata de una novela de ciencia-ficción ambientada en el año 2044 en un paisaje postapocalíptico. Casi todas las actividades de la vida diaria se desarrollan en un mundo virtual llamado Oasis, incluso la asistencia a las clases. Su creador, un amante de la cultura y los juegos de los años ochenta y el hombre más rico del planeta, comunicó antes de morir que quien superara una serie de pruebas y encontrara tres llaves para atravesar tres respectivas puertas, heredaría su fortuna. 

Muchos son los que llevan años intentándolo, se han creado organizaciones de buscadores ("gunters"), incluso organizaciones con pocas intenciones altruistas estudian cada segundo de la vida del creador de Oasis para averiguar dónde está la primera llave que dé acceso al resto. 

Un joven que se oculta bajo el nombre de Zeta (o Parzival), que sobrevive miserablemente también busca mientras oculta su verdadera identidad en Oasis. 

La novela está plagada de referencias al cine, la televisión y la música de los años ochenta así como a aquellos primeros videojuegos, que supusieron los primeros pasos de lo que hoy es uno de los entretenimientos de más éxito del mundo.


jueves, 15 de septiembre de 2016

"Cómo se feliz", de Manuel Hidalgo.


Texto periodístico para comentar:

Leo que la pregunta más 'gugleada' por los españoles durante el año ha sido ésta: "¿cómo ser feliz?". Así está el patio. Los españoles nos preguntamos mayoritariamente cómo ser felices y confiamos en encontrar la respuesta en internet. Todavía no sé qué me produce más melancolía, si la pregunta en sí o la confianza en que Google proporcionará la respuesta. Los españoles, por lo visto, ni somos felices ni sabemos cómo serlo, y, para colmo de males, tampoco sabemos que internet es el medio menos aconsejable para encontrar la felicidad.

Alain dejó dicho que para ser feliz -para intentarlo, al menos- hay que mirar a lo lejos. Internet está a un palmo de nuestras narices. Mal asunto.

He tecleado la pregunta "¿cómo ser feliz?". He encontrado casi 14 millones de resultados. No he tenido tiempo de leerlos. Tampoco he tenido tiempo de preguntar "¿cómo tener tiempo?". Pero algo va mal: o todas las respuestas a la pregunta sobre la felicidad son la misma, o existen 14 millones de respuestas. Esto último no me extrañaría nada, ya que el método para ser feliz es algo tan personal que, forzosamente, ha de tener muchas versiones. Inútiles casi todas, ya que lo normal es ser infeliz por más que te propongas lo contrario.


Manuel Hidalgo. El Mundo. (18 de diciembre de 2015)